El vestido de novia de Gisele Schmidt

 

Resumen

El blanco traje de novia suele estar unido a ideas de pureza y castidad, a la unión consagrada para siempre. La originalidad es asociarlo a seis cortas e intensas historias de amor y erotismo, encuentros fugaces y pasiones imposibles. Partiendo del recuerdo de una gran dama del teatro canadiense, Gisèle Schmidt, quien "hubiera dado toda su carrera por vivir una gran historia de amor", el autor construye seis sueños de amor para su vieja amiga, seis momentos de intimidad, pasión y éxtasis que suplan esas historias no vividas, desde el encuentro fugaz pero inolvidable, a la doble escena de ruptura y muerte, pasando por la increíble escena de pasión entre una prostituta y su amante manco al tierno y conmovedor amor de un hombre por el muchacho que sólo veía una vez por año en Halloween.


Extracto

"El:Ya no sé quien soy. Mi mirada se posa en el largo cuello de la muchacha. Soberbio. Una nuca de cisne. En ese momento veo dos palabras escritas con marcador negro. Cosidas en el invisible dobladillo del escote de encaje blanco: Gisèle Schmidt. Pasa un tiempo infinito. Siento una calma interior casi desesperante. En mí hay un silencio inmóvil. Ya no pienso en nada. | En lo de Gisèle, el río, cada vez más presente"

 

Prensa

"Recomendación teatral: Vestido de novia de Gisele Schmidt - Pero más allá de aspectos técnicos, interesa la carga emotiva de la obra. Gisella Marsiglia interpreta a una Giséle Schmidt que mira, desde un sillón, las seis historias que se le dedican. Y si bien su interpretación es la más breve del elenco, reafirma aquello de que no hay papeles chicos para un gran actor. Ella no participa de ninguna de las historias más que como espectadora, pero no como cualquiera, sino como la primera destinataria, incluso con guiños a su trabajo en Ivanov, de Anton Chejov " Bernadette Laitano, El País, Montevideo, 17 novembre 2007.